Huun-Huur-Tu: en los limites de lo imposible.

_Auditorio Caixanova _1 de Octubre

La música tiene estas cosas: a veces un artista es el culpable de que situemos un país en un mapa que para la mayoría no existía o tenía una idea muy básica de él. Cuando Kaagal-ool Khovalyg, Sayan Bapa, Anatoli Kuular, y Alexai Sarytlar comenzaron su aventura en 1992 como Huun-Huur-Tu -traducción de "la luz que se quiebra sobre la hierba al amanecer y al anochecer- seguro que no habían pensado ese papel secundario de embajadores que el destino les tenía preparados. Ellos son de la República de Tuva, una región montañosa y de clima casi polar, fronteriza entre Mongolia y Siberia que históricamente fue invadida por todos los vecinos posibles hasta que en 1921 un grupo de pastores declaró su independencia. Desde hace unos años algunos artistas como Huun-Huur-Tu se han decidido por exportar su cultura a occidente y con ella uno de los rasgos fundamentales de su música popular: los sonidos guturales que, cuentan, aprendes cuando convives mucho tiempo en soledad con los animales y quieres comunicarte con ellos.
Esta preocupación por los registros vocales no es nueva en occidente desde que los futuristas y los dadaistas reivindicaron la voz como uno de los principales instrumentos musicales. Muchos artistas han investigado todas las posibilidades acústicas de nuestros órganos de fonación: Meredith Monk, Leon Thomas, Diamanda Galas, Joan LaBarbara, Fátima Miranda, Phil Minton, etc., cada uno con su lectura personal, pero todos preocupados por extraer los registros imposibles. La diferencia respecto a los sonidos guturales y difónicos de Huun-Huur-Tu es que con ellos este lenguaje forma parte de una expresión popular arraigada en las tradiciones ancestrales, transmitida entre generaciones mientras cuidan el ganado. Por eso esa naturalidad y autenticidad les ha llevado a enseñar sus prodigiosos registros por todo el mundo: televisiones, bandas sonoras de películas y, entre muchas de sus colaboraciones, conciertos privados en la propia casa de Frank Zappa.

Dicen que para conocer en toda la amplitud hasta qué punto las gargantas de Huun-Huur-Tu "casi" rompen las leyes de la física hay que ir a uno de sus conciertos -los discos son una idea aproximada- Sólo allí puedes comprender la dimensión de un prodigio de la naturaleza y comprobar cómo sus poderosas cuerdas vocales pueden hacerte cómplice de su magia. Es probable que Huun-Huur-Tu suenen a nuestros oídos de forma más o menos familiar por los contactos recientes que hemos tenido con el llamado Folk-Bizarro; otra generación de artistas que también mantiene en el horizonte la espiritualidad y el chamanismo. Incluso algunos de los instrumentos acústicos que tocan como el violín "cabeza de caballo" (igil), conchas, tambor, sonajeros, etc., nos recordarán a estos artistas, de culturas totalmente opuestas y, sin embargo, un punto de vista común cuando se trata de cantar a la madre naturaleza.

La estación verano se ha retrasado por los problemas del "directo", pero la espera ha merecido la pena.

- web

- Vídeos increíbles

- Sonido difónico

1 comentario

  • #1 09.09.07 por berio

    Impresionante

    Por momentos me recordan a hedningarna, pero Huun.Huur-Tu sonán con moita presencia. Teñen moita forza.

Envia un comentario