Hayvanlar Alemi: el nuevo tesoro de Sublime Frequencies

Hayvanlar Alemi es el penúltimo descubrimiento del mejor sello discográfico del momento, Sublime Frequencies. La editora dirigida por Alan Bishop (estadoudinense de origen libanés) ha puesto patas arriba el mundo de la etnomusicología y ha cambiado el concepto decimonónico de la arqueología musical.
Del positivismo histórico que ha inspirado a buena parte de los cazadores de sonidos del siglo XX, buscando las raíces de las músicas primitivas con traje regional, Sublime Frequencies ha transgredido el concepto folclórico de la "world music" en favor de la música popular. Hasta la fecha, sellos como Crammed en Bélgica o Terp –la iniciativa discográfica de los holandeses The Ex– han trabajado de forma brillante en la importación de sonidos africanos, sin embargo el equipo de musicólogos contemporáneos dirigido por Alan Bishop ha dado un paso adelante. Con ellos, la prioridad artística no está en la diferencia sonora, sino en el mínimo común múltiplo entre Occidente y Oriente hermanados por la música global: el pop. Desde sus grabadoras de campo, Sublime Frequencies nos ha permitido otra forma de escuchar el mundo desde los zocos árabes, las dunas africanas o los barrios subtropicales. La colonización musical tal y como era entendida hasta el siglo XX ha muerto y esto es lo que más duele en los sectores conservadores de la música "étnica". Ahora la cultura pop del planeta se mide de igual a igual y por eso la presencia de artistas como el sirio Omar Souleyman ha sacudido a la modernidad: entre la admiración de la avant garde y el rechazo de cierta élite "indie". ¿Cómo se le ocurre a un artista sirio de "fiestas populares" cuestionar la hegemonía electrónica del mundo desarrollado?

Así es, el tiempo de la omnipresencia del pop blanco ha caducado. A pesar de ciertas reticencias de la industria occidental y sus portavoces mediáticos, el siglo XXI ha iniciado un nuevo recorrido sin marcha atrás. Tecno Pop en Tailandia; Dubstep en Sudáfrica, Techno en Siria, Post-rock en el Sáhara, Psicodelia en Turquía; la música de Sublime Frequencies ha invadido los soundsystems de una nueva contaminación acústica, una postmodernidad tardía entre los sonidos del mundo.

Nuestros invitados, Hayvanlar Alemi, el trío turco con el que se inaugura el ciclo "Ruído de Fondo" organizado por A Cidade Da Cultura de Santiago de Compostela, es un nuevo ejemplo del buen gusto y la personalidad de Sublime Frequencies. Desde Ankara, esta banda de rock aísla la psicodelia, el surf y el punk-garage de las costas californianas por el otro Mediterráneo, el milenario Levante, cruce de civilizaciones y culturas. Su música representa otro ejemplo más de este discurso híbrido de instrumentales soleados con los colores árabes, aportando una nueva sonoridad que los años sesenta ya nos había adelantado pero la decadencia musical había ahogado en favor de una industria demasiado sorda.

Sin fuegos artificiales, distorsiones o efectos especiales, la música de Hayvanlar Alemi parece no pertenecer a nadie, es espontánea, del tiempo de una generación global que tanto puede hacer la revolución por internet como cuestionar las raíces autóctonas del rock occidental.

Su presencia en A Cidade da Cultura de Santiago de Compostela será por partida doble. El día 23 de julio el grupo estará disponible para colaborar y tocar con los músicos que lo soliciten en este correo. Al dia siguiente, el 24 de julio en la sala de las columnas de la Biblioteca de Galicia de A Cidade da Cultura, a las 22.00 horas, Hayvanlar Alemi nos descubrirá por qué desde su puesta de largo en Europa durante el 2011 ya ha pasado por numerosos festivales y citas tan importantes como la Barbican londinense.

Envia un comentario